Usar el mapa y la brújula

Tanto el mapa como la brújula son dos elementos que nunca deberían faltarnos. Podríamos quedarnos sin cobertura en el móvil, sin batería... y con ellos tendremos mayor autonomía.

El mapa es una adaptación de la realidad a tamaño menor a modo de fotografía de la superficie terrestre  con información que nos será de gran utilidad. Con él podemos saber dónde estamos, cómo será la ruta, cuánto queda hasta el destino, accidentes geográficos y terreno que encontraremos, etc.

La brújula nos servirá para orientarnos gracias a una aguja imantada que señala siempre el Norte magnético terrestre por lo que para que funcione correctamente deberemos estar alejados de otros campos magnéticos que interfieran: cuerpos grandes metálicos como coches, imanes o líneas de alta tensión. Lo ideal es que su plataforma sea transparente para no tapar el mapa cuando trabajemos con él.

Me ha encantado este video de Zerimar  Orientación en Montaña. Mapa y Brújula. FIJAR RUMBO y este Orientación en Montaña. TRIANGULAR POSICIÓN que pondremos en práctica mapa y brújula en mano.

Cómo se usa un mapa

Todos los mapas sitúan el Norte en la parte superior a no ser que se especifique lo contrario. Lo colocaremos frente a nosotros en sentido que leamos correctamente nombres y números impresos.
Cada una de las "líneas de contorno" (líneas sinuosas) representan alturas sobre el nivel del mar. Dependiendo de si están más juntas o separadas significa que la pendiente es más o menos pronunciada, respectivamente.
Consultaremos "la leyenda" situada en el lateral del mapa para saber identificar los diferentes símbolos:
  • Caminos y carreteras: representadas por líneas de distintos colores, tamaños, continuas o discontinuas
  • Topografía:
    - las montañas se representan en color marrón o verde. La intensidad del color varia según la altura: cuanto más oscuras menos altas y viceversa
    - los ríos, mares o elementos de agua se representan en azul
    - los bosques, parques o espacios naturales con vegetación se muestran en color verde
  • Los edificios se representan en gris o negro
  • Los límites de pueblos y ciudades se muestran en líneas rosas o amarillo pastel, y el tamaño de su nombre depende de la importancia de la población

La escala de los mapas

La escala es la reducción de la realidad a papel. La encontramos indicada en la parte inferior o lateral del mapa y muestra la distancia del mapa en distancia real, lo que te da una idea de lo lejos que están realmente las cosas.
Los mapas más apropiados para excursiones a pie son los mapas de gran escala ya que ofrecen más detalles; un mapa de escala 1:25.000 muestra los principales accidentes del relieve y la mayoría de senderos señalizados que es lo que a nosotros nos interesa, ya que uno de 1:100.000 tiene representado demasiado terreno para que podamos orientarnos con facilidad caminando. En un mapa 1:25.000, 4 centímetros de mapa representan un kilómetro de terreno.
Para entender las escalas debemos saber que si en nuestro mapa la escala es 1:25.000 querrá decir que 1 unidad en el mapa  equivale a 25.000 reales, o lo que es lo mismo, 1 centímetro equivale a 250 m. Si quieres saber la distancia exacta a la que está un punto de otro podemos medirlo con una regla y multiplicarlo por el número que va detrás del "1:".

Encontrar nuestra situación en el mapa

Es fundamental saber situar en el mapa dónde estamos exactamente antes de ponernos en ruta: localizar el punto desde el que vamos a salir, situar en el mapa lo significativo que hay a nuestro alrededor y tener cierta idea de a dónde queremos llegar. Sabremos desde qué punto cardinal partimos y hacia qué punto nos dirigimos.

Si ya estás en ruta y no sabes exactamente dónde estás intenta correlacionar lo que ves en la vida real con lo que ves en el mapa:
  • Visualiza en el entorno algo significativo que esté reflejado en el mapa y gira tu cuerpo 45° respecto a ello
  • Acomoda tu mapa (con el Norte en la parte superior) y traza una línea recta desde el borde hacia abajo
  • Después traza otra línea recta diagonal desde ese "algo" significativo que encontraste en el mapa hasta que se crucen las dos: ese punto más o menos será tu ubicación.

Dibujar una ruta en el mapa

Simplemente es cuestión de elegir la ruta que quieres tomar para llegar del punto A al punto B y trazar una línea. Ten en cuenta que la distancia más corta entre 2 puntos es una línea recta y es mejor ceñirte a una ruta directa con un número mínimo de bifurcaciones o desvíos.
Puedes ir marcando en el mapa las paradas que vas haciendo de manera que si te desvías o pierdes seas capaz de consultar el último punto de control que hayas pasado.
Como recomendación es mejor mantenerse en los caminos y senderos marcados cuanto puedas. Aunque sea tentador encontrar un atajo o cortar camino a través de espacios abiertos mientras más lejos te aventures sin control más difícil será encontrar el camino de regreso.

Situar el mapa respecto al paisaje usando la brújula

Pondremos el mapa en una superficie plana y nos aseguraremos y giraremos si hace falta la "N" del limbo o corona exterior de la brújula hasta que coincida con la flecha o eje de dirección.

Colocaremos el canto de la brújula al borde derecho o izquierdo de la hoja de manera que la flecha o eje de dirección coincida con el norte del mapa. Lo giraremos de manera que coincida la aguja imantada (parte roja o N) con la aguja o flecha de orientación: ambas indicarán el norte al igual que el mapa.
Ya tendremos el mapa orientado en relación con el paisaje y podremos identificar qué hay a nuestro alrededor.

Identificar un punto del paisaje en el mapa

  • Cogeremos la brújula en posición plana y apuntaremos con la flecha o eje de dirección al punto que queremos identificar (una montaña, un pico, un refugio...). 
  • Giraremos el limbo o corona exterior hasta que la flecha de orientación coincida con la aguja imantada (parte roja o N): recordaremos el dato de los grados marcados en el limbo por si se nos mueve sin querer. 
  • A continuación colocaremos el canto de la brújula en el mapa sobre el lugar en el que nos encontramos en el mapa (nuestra posición) y sin mover el mapa rotaremos la brújula hasta que coincida de nuevo la aguja imantada con la flecha orientadora.
  • Finalmente si trazamos una línea en el mapa, y si lo hemos hecho bien, pasará por el punto que queríamos identificar.

Identificar un punto del mapa en el paisaje

  • Trazaremos en el mapa una línea desde nuestra posición hasta el punto que queremos identificar
  • Colocaremos el canto de la brújula sobre la línea dibujada y giraremos el limbo o corona exterior hasta que coincida la flecha de orientación con la aguja imantada (parte roja o N) que nos dará un rumbo, por ejem 90º (lo vemos en la rayita que coincide con la flecha o eje de dirección). 
  • Nos pondremos de pie con la brújula en la palma de la mano de manera plana y giraremos nuestro cuerpo hasta hacer coincidir de nuevo la aguja imantada con la flecha de orientación: la flecha o eje de dirección nos indica el punto que queríamos identificar.

    Comentarios

    Entradas populares de este blog

    Usos y configuraciones de un tarp

    Moldes de huellas de animales con escayola

    Reconocer huellas de animales

    Reconocer los árboles

    Diferenciar la huella de perros, lobos y zorros

    Acampada libre