Cómo actuar ante animales peligrosos

La mayoría de los ataques de animales salvajes al hombre son para defenderse creyéndose éstos en peligro, no porque busquen alimentarse. Serán peligrosos si están heridos, si están comiendo, si se trata de una hembra acompañada de sus crías, o si se les molesta en sus madrigueras.
Ante todo nunca correr ni dar la espalda a ningún animal, intentar mantener la calma y no hacer que se note nuestro miedo.
Poniéndonos en el peor de los casos, ante un ataque y unos dientes agarrando nuestra carne no se recomienda golpear al animal en el cuerpo, ya que ello aumentará su agresividad, sino aplicar un fuerte golpe en la cabeza con algún objeto contundente con la intención de aturdirlo y que suelte su presa.

Oso pardo
Habita en la cordillera cantábrica y en los Pirineos. El oso evita el contacto con los humanos, pero al igual que otros animales salvajes será peligroso si se siente amenazado.
Es una especie protegida y las zonas en las que viven suelen estar señalizadas con carteles de advertencia. Si vemos huellas de oso es recomendable alejarse inmediatamente de la zona y volver por donde hemos venido.
Cómo actuar: en el supuesto de encontrarnos con un oso o un grupo familiar tenemos que hacer que noten nuestra presencia con antelación dejándonos ver y oír a distancia suficiente. Es importante movernos sin hacer aspavientos y sin brusquedad, y no cortarle el paso ni bloquear las posibles vías que pudiera utilizar en su huida. 
En el caso de un encuentro con una osa y sus oseznos, es muy importante no interponerse nunca entre la madre y sus crías y alejarse despacio del lugar.

Jabalí
Es uno de los mamíferos mejor adaptados del suelo ibérico y de mayor presencia en toda la península, y aunque se muestran escurridizos no es difícil encontrarse con ellos. Es un animal de gran tamaño y afilados colmillos, un todo terreno de 200-300 kilos que cruza senderos, atraviesa campos, badea ríos, recorre montes...
Son animales que se reúnen en grupos matriarcales dirigidos siempre por la hembra de mayor edad. Si vemos un jabalí solo posiblemente será algún macho mayor de un año que llevan su vida en solitario excepto en el periodo de celo, de noviembre a enero, en el que buscan hembras receptivas.
Cómo actuar: lo mejor si te encuentras con alguno es retroceder lentamente y dejarle "espacio" para que no se sienta en peligro. Si vemos un grupo con crías hay que extremar la precaución, en estos casos es muy típico que alguno de los jabalís del grupo se acerque y nos plante cara a unos 5 o 10 metros de distancia para a continuación salir huyendo. En estos momentos deberemos de mantener la calma y siempre evitar cruzarnos con las crías.
Si los vemos de lejos, podemos ahuyentarlos metiendo algo de ruido; en sitios con presencia de jabalíes es recomendable ir con una pequeña radio puesta para hacernos notar y seguro que serán ellos los primeros en evitarnos.

Ganado salvaje
Aunque algunos de estos animales en la montaña estén acostumbrados a los humanos su reacción puede ser imprevisible.
Como norma general si los vemos en un cercado los evitaremos dando un rodeo y en caso de ser necesario cruzar, deberemos de fijarnos si hay algún toro para poder controlarlo a distancia, ya que seguramente sea el primer animal en envestirnos.
Los toros son unos animales muy rápidos y ágiles a pesar de su tamaño, e incluso las vacas con sus terneros si se sienten amenazadas no dudarán en venir a nuestro encuentro en actitud amenazadora. 
Cómo actuar: si nos atacan no tenemos que hacer movimientos rápidos, procuraremos alejaros mirándoles continuamente hasta llegar a un sitio seguro. El darse la vuelta o correr es aún más peligroso porque les incita al ataque.
Esta forma de actuar se aplica a cualquier ganado incluidos caballos.

Lobos
Los lobos son normalmente tímidos y evitan el contacto con las personas pero sí podremos ver sus huellas y conocerle mejor en la comparativa con el perro. Su reacción depende muchas veces de las experiencias anteriores que hayan tenido con humanos más que de un comportamiento natural propio.
Los lobos van en manadas, así que cuando veamos uno debemos suponer que va acompañado al menos por otros cinco o seis como mínimo.
Aunque resulte tentador no aúlles si es zona de lobos ya que es una llamada y la curiosidad les atraerá.
Si llevas mascota llevalo con la correa, intenta que se mantenga en silencio y recoge sus excrementos ya que atraerá a los lobos.
Si estamos acampados y sabemos que es zona de lobos deberemos tener siempre encendido el fuego ya que le temen y no se acercarán.
Cómo actuar: si vemos un lobo de lejos intentaremos alejarnos cuanto antes. Si le tienes delante no le mires directamente a los ojos y tampoco le des la espalda ya que sus instintos depredadores pueden surgir si se ubican detrás de ti. Tampoco tenemos que correr ya que eso seguro despertará su impulso de ir tras la presa. Retrocede lentamente.
Si ves que va a atacar encárate de forma agresiva y ruidosamente, y abre los brazos o mueve alguna prenda de ropa para parecer más grande. Tiene que sentirte superior a él. Camina hacia el lobo, haz ruido, grita y aplaude. Aléjalo con palos, piedras o cualquier arma que tengas y busca resguardo apoyando la espalda contra un árbol o roca, hay que evitar que se coloque detrás de nosotros. Si váis en grupo siempre analizará y buscará las presas más débiles, es decir, niños y mayores, por lo que no debéis dispersaros. Si logras ahuyentarle trepa a un árbol, una piedra grande o a otro lugar alto y no bajar la guardia ya que puede estar observando a distancia.
Si estás acampado y presientes que los lobos se están acercando coloca ramas frescas y hojas en la hoguera para hacer humo, habla alto y haz ruido.

Perros
Uno de los principales temores de los que buscamos un poco de tranquilidad haciendo senderismo es encontrarse un perro desconocido suelto.
Cómo actuar: lo más importante en un ataque de un perro es que mantengas la calma y tener en cuenta las precauciones al encontrarnos perros sueltos en el monte. No hay que gritar, ni salir corriendo, ni tirar o pegar al animal. Si empieza a atacarte debes hacer todo lo posible por proteger tus zonas más vulnerables para disminuir las lesiones. Y siempre, siempre, denunciar el hecho.

Para empezar si te encuentras con un perro ten en cuenta lo que no debes hacer:
- Nunca toques un perro mientras come o duerme
- Nunca toques el perro en la cabeza ni cerca de la boca
- Nunca quites nada de la boca de un perro
- Nunca toques un perro amarrado o encadenado
- Nunca toques un perro herido o lastimado
- Nunca mires directamente a los ojos un perro
- Nunca corras y grites si un perro suelto se nos acerca
- Nunca trates de parar la pelea entre dos perros que pelean
- Nunca toques a una perra que esté alimentando a sus cachorros

Serpientes
Por lo general los reptiles escaparán de los humanos. En nuestro país son pocas las especies que nos pueden causar algún problema serio, como la víbora aspid.
Cómo actuar: si nos pica una, deberemos mantener la calma, respirar despacio y ni correr ni hacer cualquier esfuerzo físico para que el veneno se propague lo más lentamente posible. No hay que hacer cortes en la piel ni chupar el veneno.
Deberemos buscar ayuda inmediatamente para que nos lleven a un centro médico en el que nos atiendan de forma adecuada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reconocer huellas de animales

Usos y configuraciones de un tarp

Acampada libre

Diferenciar la huella de perros, lobos y zorros

Ir al monte con perro

Moldes de huellas de animales con escayola